BLANCO DOS: NUESTRO CUERPO…

Job 2:5-7, 9-10
“Así que extiende tu mano y quítale la salud, ¡ten por seguro que te maldecirá en tu propia cara!
Si Satanás no puede ganar tu mente, intentará destruir tu cuerpo.
JOB perdió el Fruto de su cuerpo: sus hijos.
JOB perdió los medios para sostener su cuerpo: sus rebaños y riquezas.
JOB perdió la salud de su cuerpo al contraer una enfermedad.
No hay escape posible a la realidad que Satanás quiera destruir tu cuerpo.

¿POR QUÉ QUIERE ATACAR TU CUERPO?
1º Nuestro cuerpo es Templo de Dios.
1a Cor. 6:19-20 ¿¿Acaso no saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo, quien está en ustedes y al que han recibido de parte de Dios? Ustedes no son sus propios dueños; fueron comprados por un precio. Por tanto, honren con su cuerpo a Dios.
Dios quiere usarnos para mostrarse al mundo perdido que no lee Biblia, pero puede leerla en nuestras vidas.
Si la nueva naturaleza se manifiesta en nosotros, todos pueden ver a Dios.
1ª Ped. 2:9 “Pero ustedes son linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo de Dios, para que proclamen las obras maravillosas de aquel que los llamó de las tinieblas a su luz admirable.”
Cuando satanás ataca al cuerpo, ataca lo único que Dios tiene para revelar Su Gracia y Amor.

2º En el cuerpo se encuentra el Tesoro de Dios.
Tenemos la vida de Dios en nosotros, esa es ¡LA NUEVA NATURALEZA!
Hechos 17:28“puesto que en él vivimos, nos movemos y existimos”. Como algunos de sus propios poetas griegos han dicho: “De él somos descendientes.”
Una vasija de barro no es lo más seguro para un tesoro, pero Dios lo puso en nosotros.
2a Cor. 4:7-8 “Tenemos esta luz brillante en nuestro corazón, pero somos como vasijas de barro, que contienen este Gran Tesoro. Esto muestra que nuestro gran poder viene de Dios, no de nosotros mismos. Nos presionan las dificultades, pero no nos aplastan. Somos sorprendidos pero no caemos en la desesperación”
El Gran Tesoro de Dios está en esas vasijas de barro que se rompen, que somos nosotros.
Satanás puede robar este tesoro atacando nuestro cuerpo. La nueva naturaleza debe someterse a Dios, pero la Vieja Naturaleza no se quiere someter.

EL ARMA DE SATANAS: El SUFRIMIENTO
Satanás quiere controlar las circunstancias sobre nuestro cuerpo para hacernos sufrir. Cuando toca nuestro cuerpo y crea sufrimiento nos confunde, crea temor y miedo.
Usó las circunstancias contra Job: la pérdida de sus hijos, sus riquezas y criados, pero al atacar su cuerpo, Job perdió el favor de su esposa y de sus amigos.
Lo atacó con una terrible enfermedad; su situación era dolorosa y cuando trataba de buscar a Dios, parecía que no le oía, PERO Job mantuvo su fe en Dios.

LA NATURALEZA PECAMINOSA NO ENTIENDE A DIOS, NO BUSCA A DIOS, NO OYE A DIOS, NO CONFIA EN DIOS, Y NO SE MUEVE DE ACUERDO A DIOS.
LA NUEVA NATURALEZA, CREE EN DIOS, OYE A DIOS, SE MUEVE CON DIOS, TIENE FE EN DIOS y MIRA LAS COSAS A SU ALREDEDOR COMO OPORTUNIDADES PARA QUE DIOS SEA GLORIFICADO Y CONFIEN MÁS EN ÉL .
Luc. 22:31-32 “Dijo el Señor: Simón, he aquí Satanás te ha pedido para zarandearte como a trigo”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s